lunes, 19 de noviembre de 2007

Ría de Ferrol, enferma crónica


Es la más pequeña y angosta de todas las rías, con una riqueza marina comparable a la de Arousa, 18 veces mayor. Pero la ría de Ferrol está particularmente "enferma y su dolencia es crónica". "Padece de contaminación crónica", asegura Victoriano Urgorri, responsable de la Estación de Bioloxía Mariña de A Graña (Ferrol). "Está amputada, algunas partes ya se han perdido para siempre, otras, con voluntad y conciencia cívica, todavía son recuperables". Las causas de esta dolencia son tantas como sus males. Contaminación orgánica, vertidos industriales, sobreexplotación, rellenos e ingentes obras civiles como el puerto exterior han alterado el curso de las corrientes afectando al ecosistema marino. "Todos estos elementos tienen un efecto sinérgico y el resultado es desastroso. Es una contaminación silenciosa y menos visible que la del Prestige, pero igualmente grave".

A sus espaldas, la ría tiene un dilatado historial de obras y rellenos -más de tres millones de metros cúbicos-, vertidos orgánicos e industriales nunca depurados. Arsenal militar desde el siglo XVIII y puerto refugio en tiempos de guerra, la ría se transformó en una de las mayores factorías navales de Europa con los astilleros de Bazán y Astano. Futura plataforma industrial de la comarca con su puerto exterior y, en los últimos meses, escenario de las protestas de los mariscadores contra la ubicación de una planta de gas en su interior. Sin embargo, la instalación de Reganosa no supone, según Urgorri, "un problema ambiental". Un informe realizado por éste y otros biólogos con las universidades de Santiago y Vigo desmiente a los mariscadores, que vaticinaron un descenso en la temperatura de las agua y un grave perjuicio para el marisqueo. La ría de Ferrol se salvó por los pelos -y las corrientes- de la marea negra del Prestige, pero sufrió las inesperadas consecuencias de una plataforma marítima, la Discoverer Enterprise, que en enero de 1998 soltó amarras en la antigua Astano y se fue a estrellar contra el puente de As Pías, sembrando de cascotes este banco marisquero rico en almeja. Los trozos de asfalto sirvieron a los mejillones para crecer por toneladas y anular a los bivalvos.
Seguir leyendo en elpais.com

Más datos:
Ría de Ferrol, ¡peligro!
Fotografías de la ría de Ferrol

No hay comentarios: