sábado, 30 de junio de 2007

La buena educación


Ayer fue revocada, por absurda y malintencionada, la condena a tres policías que detuvieron a dos militantes del PP por intentar agredir al entonces ministro de Defensa, José Bono, cuando participaba en una manifestación de la AVT, en enero de 2005. La Sala Penal del Tribunal Supremo acordó ayer la libre absolución, por inexistencia de delito, de los tres policías del llamado caso Bono. Según informaba el periódico El País, en fechas previas a la manifestación de la AVT, que por entonces comenzaba a estar manipulada desde los despachos de la calle Génova de Madrid, el secretario de área de distritos del PP-Madrid, Ángel Garrido, difundió una circular por todas las agrupaciones en la que deslizaba mentiras para agitar a la militancia popular contra el Gobierno. El caso, supuso la dimisión forzada o recomendada del Delegado de Gobierno en Madrid Constantino Méndez, además del daño irreparable a los policias que actuaron en el suceso.
Los dirigentes del PP, al conocer la sentencia, haciendo gala de su buena educación y de la discreción a la que nos tenen acostumbrados, o bien callaron o bien repitieron las bien aprendidas consignas del momento que, por absurdas, torticeras, mentecatas y surrealistas, dan dolor de cabeza, nauseas y retortijones a quienes lo escuchan. Angel Acebes, muy educado, refiriéndose al PSOE habló de confundir a la opinión pública, de utilizar en su provecho la sentencia (¿?) -¿este tipo es un imbécil?, alguien se preguntará-, de "lanzar una cortina de humo por la mala gestión del tema del Líbano...", -definitivamente, este tipo es un imbécil-.
Mentir, instigar, enfrentar, acusar, condenar, amenazar...., eso no es nda. Ante todo, la buena educación.

No hay comentarios: