viernes, 2 de marzo de 2007

Especulación inmobiliaria en Madrid: un caso de hemeroteca
Cuando el negocio lo hace el ayuntamiento


Cuando el que especula es un inversosr particular o un empresario sólo nos cabe hacer las reflexiones morales pertinentes en consonancia al calibre de la jugada y poco más. Cuando el especulador es un ayuntamiento o una corporación pública, parece que las dudas acerca de su legitimidad ética son más que evidentes. Ahora bien, si aprovechando las circunstancias -expropiación forzosa- se engaña a los expropiados y luego se pone a la venta al mejor postor el bien enajenado, obteniendo pingües beneficios, sólo se puede hablar de estafa en toda regla y de bajeza moral demostrada por parte de quien ejecuta la maniobra.

Lo que sigue a continuación sucedió en Madrid. No se trata de un caso de ficción. Es un caso real, aunque no lo parezca:

El Ayuntamiento de Madrid expropió en 1986 un solar situado en Ciudad Jardín-Prosperidad (distrito de Chamartín), para dotar de equipamientos al barrio.



El solar de "los caballitos", así llamado porque desde hace muchísimos años estaba allí instalado un tiovivo, era propiedad de la Comunidad de Propietarios de la Colonia Primo de Rivera. Estos vecinos ofrecieron la parcela al Ayuntamiento a cambio de que éste dotara de equipamientos al barrio. No hubo acuerdo en cuanto al justiprecio, fijado en 11 millones de pesetas, de las de entonces y, finalmente, cuando ocupaba el socialista Juan Barranco la alcaldía, se expropió la parcela por este precio.

El 9 de junio de 1992 ese mismo Ayuntamiento, pero gobernado por José María Álvarez del Manzano, del PP, decidió ponerlo a la venta. La parcela, como vimos, costó 11 millones de las antiguas pesetas. El precio inicial de su salida a subasta fue de 900 millones.

El solar estaba situado en la esquina formada por las calles de Ramón y Cajal y de Víctor de la Serna. Tiene 4.000 metros cuadrados y fue siempre un pequeño descampado provisto de un tiovivo en el que varias asociaciones de vecinos soñaban instalar un centro de especialidades médicas.

Finalmente, el Ayuntamiento de Madrid vendió la parcela por 1.181 millones de pesetas a José María Gallego Sánchez, promotor inmobiliario. El precio multiplicó por cien el valor por el cual el Ayuntamiento consiguió el solar, en 1986, mediante expropiación forzosa: 11.207.800 pesetas, exactamente. El beneficio que se embolsó el Ayuntamiento fue de 1.169.792.200 millones de pesetas.


En la actualidad, en lugar de la dotación social demandada, hay un bloque de viviendas de lujo.



Otro caso de especulación del Ayuntamiento de Madrid

No hay comentarios: