sábado, 10 de marzo de 2007

Demagogia

La demagogia es ejercida por el demagogo, quien, aprovechando particulares situaciones histórico-políticas y dirigiéndolas para fines propios, excita y guía a las masas populares sometiéndolas gracias a particulares capacidades oratorias y sicológicas, a menudo instintivas, que le permiten interpretar sus temperamentos y sus exigencias más inmediatas, uniendo a esto dotes carismáticos no comunes
(Demagogia, definición Wikipedia)





Miles de ciudadanos han sacado sus banderas y han salido durante esta semana a la calle en las 65 concentraciones de protesta contra Rodríguez Zapatero convocadas en toda España por el PP.
En Madrid han organizado un auténtico circo en la Plaza de la República Dominicana que muestra el poco disimulo que gastan los dirigentes de la derecha en hacer demagogia sin escrúpulos.
Enmascarado como un homenaje por los asesinatos del comando Madrid de ETA, en enero de 1987, llevan desde el lunes "velando" un altar de flores en lo que ya están llamando "El Santuario" de República Dominicana. José María Aznar llegó ayer viernes por la mañana, se bajó del coche, depositó un ramo de flores en la Plaza, rezó un padrenuestro y se fue por donde había llegado. A ésto se le llama propaganda. Burda demagogia vomitiva y soez.
¿Por qué se acuerdan ahora del atentado de la Plaza de la República Dominicana? Cuando De Juana estaba en la cárcel las víctimas también eran dignas de recibir tan magnos homenajes.
Los carroñeros oportunistas del Partido Popular no saben ya que más hacer para doblegar al demonizado gobierno de Rodríguez Zapatero. Juegan con los sentimientos de la opinión pública desinformada y la manipulan con la indignidad que les caracteriza. Hacen del dolor ajeno su dicha. Ahora ya no quieren saber la verdad. Ahora lo que les interesa es que De Juana Chaos regrese a la carcel y pague su culpa en el infierno de Satán. Eso es lo que dicen hoy. Y les basta con este argumento falaz para justificar las movilizaciones y, de paso, reblandecer los cimientos del gobierno.
Dado que no son capaces de hacer política en el Parlamento desde la sensatez y la buena educación, están dispuestos a deshacerla en las calles desde el tumulto, el griterío, la bronca y el empujón.
Copio el siguiente párrafo del editorial del viernes 9 de marzo de El País que ilustra el asunto con claridad meridiana.

"Los principales líderes del PP continúan esta labor de agitación desleal con las instituciones al recurrir a una mezcla de declaraciones fraudulentas y de gestos demagógicos dirigidos a confundir a los ciudadanos acerca de una concreta medida del Gobierno. El asesino De Juana ha saldado sus cuentas con la justicia por los crímenes que cometió; la decisión que adoptó el Ejecutivo, y que ha sido avalada por el juez de vigilancia penitenciaria, se refiere únicamente a la sentencia que cumple en estos momentos, y que le fue impuesta por un delito de amenazas y otro de enaltecimiento del terrorismo. Éstos son los hechos, y de estos hechos el PP tiene todo el derecho a disentir por los cauces institucionales y, a ser posible, con la mesura que exige la lucha antiterrorista. Pero en lugar de hacerlo así, ha preferido poner en marcha una excepcional maquinaria de intoxicación dando a entender que se ha liberado a un asesino antes de que finalizara su condena. De ahí esa ignominiosa iniciativa de presentarse en los lugares en los que De Juana asesinó, como simple reclamo publicitario para mañana. Entre otros dirigentes populares, el ex presidente del Gobierno José María Aznar se ha prestado, sin dignidad alguna ni respeto para la función que él mismo ha desempeñado, a esta utilización propagandística de la muerte y del dolor ajeno".

No hay comentarios: