viernes, 5 de enero de 2007

Trasvase Tajo-Guadiana


En Octubre de 2006, enmarcado en su política de gestión del agua, la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, autorizaba un nuevo trasvase entre el Tajo y el Guadiana que desviaría a Castilla-La Mancha parte del caudal que actualmente recibe la Comunidad Valenciana.
La conducción del acueducto Tajo-Guadiana es una obra que fue declarada de interés general en 1995 y que el PP incluyó en el Plan Hidrológico Nacional (PHN) de 2001. En la actualidad es una de las grandes actuaciones del Plan Agua elaborado por el gobierno del PSOE.


Oposición al trasvase
Se trata de un proyecto que cuenta con una fuerte oposición. Y por motivos muy distintos. Por una parte, grupos ecologistas como Greenpeace o asociaciones locales como Tierra Comunera de Castilla-La Mancha que critican que el agua sobrante del Tajo se utilice para crear urbanizaciones, campos de golf y viviendas de lujo "en lugares donde no hay agua", y no para crear riqueza y un desarrollo sostenible.

En otra linea, la Asociación de Municipios Ribereños de los Pantanos de Buendía y Entrepeñas no acepta el trasvase de la cabecera del Tajo al Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel (Ciudad Real), porque mina sus intereses y -afirman- "no va a ser la solución, ya que el agua de los acuíferos del Guadiana se sabe que va a ir para los pozos y se va a utilizar para regadío, lo cual no va a solucionar el problema de los patos".

Por otro lado, la Comunidad Valenciana y la Región de Murcia, que se manifiestan afectados por la merma que este trasvase supone en la aportación del Tajo a la cuenca del Segura y que ven como el preambulo del fin del trasvase Tajo-Segura.


Informe de Greenpeace
La asociación Greenpeace recorre el río Guadiana y describe el panorama. Un río, el Guadiana, que de hecho, ya no existe. Hace más de dos décadas -aproximadamente en 1983- que el río no nace en los Ojos del Guadiana, en Villarubia de los Ojos (Ciudad Real), como siempre se dijo. Hoy, el primer aporte natural de agua lo recibe del río Bullaque, por lo que ese debería ser su nombre real. El río Bullaque está a más de 120 kilómetros aguas abajo de los Ojos .

· El trasvase Tajo-Guadiana. Esta infraestructura llevará agua entre las cuencas del Tajo y el Guadiana. El Ministerio de Medio Ambiente y la Junta de Castilla-La Mancha lo justifican por la necesidad de abastecer de agua a las poblaciones. La realidad, como ha ocurrido en otros lugares como Murcia y Valencia, es que servirá para alimentar la especulación y abastecer de agua a todos los nuevos complejos urbanísticos con campos de golf. . En Ciudad Real, las obras del trasvase Tajo-Guadiana, que discurren por terrenos protegidos del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel sin conocimiento del Patronato, se realizan con el argumento de abastecer a Puerto Lápice y a Ciudad Real. Detrás está "Reino de Don Quijote", un complejo urbanístico con 5 campos de golf, 4.000 viviendas de lujo, un casino y varios lagos artificiales.

· Especies invasoras. El 41% de las especies de peces en el tramo extremeño son introducidas, lo que sitúa al Guadiana extremeño en la zona española más afectada por este problema. Además de los peces (lucio, black-bass, siluro...) existen otras especies muy perniciosas para el medio, como el cangrejo americano (Procambarus clarkii) o la planta acuática Eichhornia crassipes, conocida como jacinto de agua o camalote. La invasión del jacinto de agua en el tramo medio del río Guadiana alcanzó su máximo en octubre de 2005 cuando llegó a ocupar 75 km de cauce. Se han retirado ya más de 175.000 toneladas de camalote del río, un trabajo que ha costado hasta ahora 7,5 millones de euros.

· Una presa injustificable. Alqueva, en plena operación de llenado, es el mayor lago artificial de Europa. La principal razón para construir esta presa ha sido dotar de agua a 110.000 hectáreas que todavía no están en explotación (casi todas fuera del ámbito del Guadiana) y que probablemente nunca vayan a crearse. Alqueva tiene pendiente, además, como canalizaciones, nueve embalses más, un túnel y un trasvase a la cuenca del Sado para poder llevar agua hasta los inexistentes regadíos. Lo más grave es que la obra se realizó sin un estudio de impacto ambiental integral y con la oposición de la ciudadanía. El Gobierno portugués no ha fijado aún el precio del agua para los agricultores y, sin embargo, ha aprobado la construcción de hoteles, campos de golf y miles viviendas junto al embalse, que suman más de 19.500 camas. Por su parte, la Junta de Extremadura prepara un plan de ordenación territorial para dotar de 16.000 camas a la parte española.

· Construir un puente para especular sobre un área protegida. Aguas abajo de Pomarão, el río hace de frontera natural entre España y Portugal. En este tramo, las autoridades locales de Huelva están construyendo una carretera de acceso al futuro puente internacional cuyo fin último es promocionar una macro urbanización en un espacio protegido (LIC). El puente es una alternativa injustificada de conexión viaria transfronteriza entre El Granado (Huelva) y Pomarão (Alentejo), íntimamente asociada a una recalificación de la ribera protegida del Guadiana. Esta zona del río está clasificada de alta/muy alta sensibilidad ambiental, integrada en la Red Natura 2000 por su condición, entre otras, de hábitats del lince ibérico (Lynx pardina) y del águila imperial (Aquila adalberti), afectada por el Plan Especial de Protección del Medio Físico y contiguo a un espacio protegido por la legislación lusa: el Parque Natural do Vale do Guadiana. Existe un paso transfronterizo ya construido a escasos 500 metros del nuevo puente que se quiere construir y únicamente requeriría la adaptación técnica de la presa para el paso de vehículos, como ya sucede en cientos de presas españolas. Greenpeace ha denunciado estas obras al Ministerio de Medioambiente, ya que carecen del preceptivo visto bueno del Consejo de Ministros, indispensable para la ejecución de proyectos internacionales.

· Complejos urbanísticos con campos de golf. El ayuntamiento de El Granado (Huelva) ha aprobado un proyecto que incluye 2 campos de golf, puerto deportivo, centro hípico, balnearios, centros comerciales, deportivos y de ocio, hoteles y 3.000 viviendas. Todo ésto en una población que no llega a los 650 habitantes Asímismo, en Extremadura, el ayuntamiento de Badajoz, constata la ocupación de parte del Dominio Público Hidráhulico con varios complejos urbanísticos.

En palabras de Juan López de Uralde, director ejecutivo de Greenpeace, "es urgente tomar medidas para recuperar el Guadiana. Las Administraciones implicadas en la gestión del agua -añade- disponen ya de la herramienta necesaria para ello, la Directiva Marco del Agua, el problema es que no cumplen ni hacen cumplir la ley".

| |

No hay comentarios: