jueves, 11 de enero de 2007

AVT contra toda razón



Si la AVT estuviera de verdad en contra del terrorismo tendría el gesto de acudir a la concentración del próximo sábado contra el terror de ETA y por el derecho ciudadano a vivir sin miedo. Pero no lo hará. Primero, porque no consideran que los muertos del atentado de Barajas sean víctimas del terrorismo etarra, quizá porque no crean que fuera ETA y quieran saber la verdad. Quizá alguien encontrara un periódico escrito en letras árabes en la "zona cero" del parquin y ya se esté escribiendo el consabido "culebrón" inmundo. En segundo lugar porque las víctimas de ETA han de ser españoles y patriotas, como los miembros de la AVT, y los muertos de Barajas no lo eran. Por desgracia para ambos, eran ecuatorianos inmigrantes. Por eso, Jiménez Losantos ya lo ha advertido generosamente en una de sus siniestras homilias: "Cuidadito los señores ecuatorianos con lo que hacen y dicen, que están pisando territorio nacional , gobernado por el PP". En tercer lugar, porque sin ETA la AVT no existiría y viceversa. La AVT no es ya una organización solidaria y altruista que vela por el futuro de los danmificados por ETA -si alguna vez lo fue-. Ahora es un instrumento despiadado y perverso del interés político de la extrema derecha española, que se esfuerza por derrocar al Gobierno del PSOE. En estos momentos ETA y AVT son la cara y la cruz de una misma moneda, los dos extremos que se tocan. Igual de falsos, igual de crueles, igual de manipulables, igual de ingenuamente malos. Definitivamente no me gustán.

No hay comentarios: