domingo, 10 de diciembre de 2006

Ocupaciones de dificil cobertura

El mercado de trabajo español necesita cubrir puestos y continúa recurriendo a la inmigración extranjera. España es junto con Alemania el país de Europa que más inmigración económica está recibiendo en los últimos años. Durante este último 2006 la gran mayoría llegó con un contrato de trabajo bajo el brazo. En la mayor parte de los casos se trata de "ocupaciones de dificil cobertura", puestos que no se cubren por españoles, bien por su baja cualificación y salario, bien por su extraordinaria especialización, y que van desde cocinero de barco, limpiador, vendedor a domicilio, hasta almazarero, albañil coravistero o chacinero-carnicero. Los trabajadores extranjeros están acelerando el desarrollo de algunas comarcas y zonas rurales que por causa del despoblamiento se habían quedado sin mano de obra, al tiempo que contribuyen al incremento demográfico. El gobierno español coordina la contratación y regularización de los extranjeros que vienen a trabajar y publica el listado de necesidades laborales expuestas por los empresarios. Según están las cosas, el manido argumento de retrógrados y xenófobos de que la inmigración extranjera viene a robar puestos de trabajo a los españoles parece no tener justificación alguna y el asunto merecería, por su parte, una más profunda reflexión. Si son capaces, claro.

No hay comentarios: