jueves, 21 de diciembre de 2006

Los epígonos de Aznar


Primero fue el histrión Vicente Martínez Pujalte, que con sus espectáculos en el hemiciclo animaba las, a veces, aburridas sesiones parlamentarias. Su esfuerzo por parecerse al maestro ideológico se pone de manifiesto en su talante y en el aspecto físico, que remeda al de Aznar.
El presidente de los populares canarios, José Manuel Soria, se ha significado esta semana y ha apostado manifiestamente por convertirse en el nuevo epígono del maestro. Sus logros: afirmar y ratificar este miércoles las declaraciones según las cuales, los socialistas "cuando han gobernado han matado, han secuestrado y han robado".
Otros, como Zaplana y Acebes lo intentan. Pero no basta con decir barbaridades, también hay que parecerse físicamente. Y sólo nuestros epígonos de la osadía y del bigote rampante lo consiguen. Todo sea por el continuismo, y a Rajoy que le den morcillas o que se quite la barba.

No hay comentarios: