viernes, 10 de noviembre de 2006

La guerra del agua

La guerra del agua continúa y amenaza con generar crisis dentro de las federaciones territoriales del PP y PSOE. El Gobierno de PSOE considera poco apropiados algunos de los apartados en materia de agua recogidos en los Estatutos de autonomía en tramitación, asunto que va dejando un reguero de agravios en forma de recursos ante el Tribunal Constitucional .
El Ministerio de Medio Ambiente propone en su modelo de gestión del agua modificaciones legales que dejan claro que la ordenación general de los recursos hídricos corresponde al Estado, al margen de las competencias que pueda asumir cada autonomía. Como si de una política nacionalista del agua se tratase, las comunidades promueven trasvases dentro de sus territorios pero los rechazan si salen de sus dominios. Para evitar estas situaciones, el PSOE se ha marcado como objetivo hacer compatibles los intereses de las autonomías murciana, aragonesa, castellano-manchega, andaluza y valenciana con el de todos los españoles.


Huerta murciana

Ante esta perspectiva, las comunidades autónomas implicadas se preparan para un capítulo más de la "guerra del agua":

Castilla-La Mancha: "Será una larga guerra que vamos a ganar"
La proposición de ley para la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha fue aprobada ayer en el Parlamento autónomo por unanimidad. Incluye la fecha de caducidad del trasvase Tajo-Segura en 2015. En plena discusión sobre la idoneidad de un trasvase a Murcia, en verano, debido al estado de los embalses de la cabecera del Tajo, el presidente autonómico, José María Barreda, dijo: "Será una larga guerra que vamos a ganar".

Murcia: "No darnos agua sería un delito ecológico"
Murcia vive con dramatismo las decisiones del Gobierno sobre el trasvase de agua del Tajo al Segura. La situación sufrida este verano por los agricultores llevó al presidente de la Comunidad de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, a asegurar que si el Ejecutivo central no aprobaba la cantidad de metros cúbicos exigidos, la masa arbórea se vería afectada y esto podría "suponer un delito ecológico".

Aragón: "Ninguna comunidad puede exigir el agua de otras cuencas"
El nuevo Estatuto aragonés reserva 6.550 hectómetros de agua del Ebro a propuesta del PP y no blinda el río, aunque sí introduce la obligatoriedad de que la comunidad realice informes sobre posibles transferencias que serán preceptivos pero no vinculantes. Marcelino Iglesias aseguró que "ninguna comunidad puede reclamar el uso de agua de otras cuencas sin tener en cuenta la opinión de la cuenca cedente".

Valencia: "En España hay agua para todos"
El Constitucional admitió a trámite los recursos presentados por Aragón y Castilla-La Mancha contra el nuevo Estatuto valenciano, que recoge el derecho de los valencianos a la "redistribución de los sobrantes de agua de cuencas excedentarias". El presidente valenciano, Francisco Camps, que mantiene una pugna con esas dos comunidades ha reivindicado el trasvase del Ebro y ha dicho que "en España hay agua para todos".
El País

No hay comentarios: