miércoles, 8 de noviembre de 2006

Informe de Sostenibilidad 2006


El pasado mes de Septiembre, el Observatorio de la Sostenibilidad (OSE) presentó el segundo Informe de Sostenibilidad 2006, que describe las distintas variables que definen la sostenibilidad del modelo económico, ambiental y social de España.

El Informe alerta de ciertas tendencias que hacen insostenible el sistema de desarrollo español, el cual destaca por haber experimentado un notable crecimiento económico a costa de importantes perjuicios medioambientales. La producción industrial continúa lanzando al aire sus detritus contaminantes y aumentan las emisiones de gases de efecto invernadero con una tendencia al alza. En el periodo1990-2004 aumentaron cerca del 48% (triplicando el incremento tolerable según el Protocolo de Kioto para 2008-2012), estimándose un aumento de cerca del 53% para el año 2005.

Además, el uso inadecuado de los recursos hídricos hacen peligrar las reservas de agua, lo que unido al tercio de la superficie de nuestro país en riesgo de desertificación alto o muy alto, hacen cuestionarse la sostenibilidad del modelo de desarrollo español.

Hay que añadir también el gran empuje experimentado por la construcción, cuya presión urbanizadora amenaza y cambia por completo el paisaje, trocando campiñas en urbanizaciones y árboles en ladrillos y cemento.

Así, se observa en nuestro país un impulso del proceso de litoralización fruto de la actividad turística (residencial y de servicios) y por la extensión de redes de infraestructura. Un 60% de la población vive en las zonas costeras e insulares.

La sostenibilidad del modelo económico en España sigue basándose en la combinación turismo-territorio-transporte. A medida que se intensifica la actividad económica, se observa un incremento de la demanda de transporte, en particular por carretera y vía aérea.




Tendencias Insostenibles


Estos son los principales indicadores que ponen en entredicho el modelo de desarrollo español:

-Escasa flexibilidad del modelo económico para desacoplar el fuerte crecimiento de la producción respecto de las presiones ambientales.

-Fuerte dependencia energética y la elevada intensidad del uso de recursos energéticos en los procesos productivos y en los sectores difusos, especialmente el transporte.

-Como elemento crítico de insostenibilidad se presenta el mal uso y destrucción del valioso “capital territorial”.

-Riesgo para la cohesión social en una situación donde al compás de una población creciente y un progresivo envejecimiento, el fenómeno migratorio está teniendo una enorme trascendencia socioeconómica y cultural que necesita enfoques de integración.




|

No hay comentarios: