martes, 14 de noviembre de 2006

Cosas del fútbol y del ladrillo


Aprovechando el buen momento que viven los que se dedican a la especulación urbanística, los clubes deportivos, o mejor dicho, los de fútbol, se lanzan de cabeza al mundo especulativo y planifican negocios urbanísticos para sanear sus arcas. El Valencia llega al acuerdo con el Ayuntamiento de la ciudad para vender el suelo del estadio de Mestalla a favor de una empresa privada "dedicada a la especulación urbanística y degradación ambiental", que se recalifica, a cambio de una permuta en otro lugar.
El pelotazo urbanístico más rápido de todos los tiempos -es un decir- se llevó a cabo en 1995 cuando el Ayuntamiento de Madrid recalificó unos terrenos en tan sólo seis días después de que el grupo de Lorenzo Sanz, a la sazón presidente del Real Madrid, los hubiera adquirido. El valor de la finca se triplicó en ese corto lapso de tiempo: los 1.425 millones se transformaron en unos 4.000 millones merced a la discrecionalidad municipal. Sólo cinco años después de obtener 500 millones de euros con la recalifición urbanística de la Ciudad deportiva que maquinaron entre el actual presidente Florentino Pérez y el entonces alcalde Alvarez del Manzano en una operación de cesped para recalificar ,el Real Madrid va a por otro ‘superpelotazo’. ¿Cosas del fútbol?

No hay comentarios: