martes, 5 de septiembre de 2006

Cuidado con ONO
La trampa de los 902



Donde se hace la ley se encuentra la trampa. Las operadoras de telecomunicaciones se amparan en una legislación contradictoria y la mayoría cobra el servicio de atención al cliente. Así, quien quiera contratar un servicio tendrá que pagar también la llamada telefónica para solicitarlo.
El caso de ONO es inquietante. Por un lado, a través de una incesante campaña publicitaria se afanan por parecer una empresa seria, entregada, responsable y muy competitiva, y una vez que captan al cliente intentan despellejarlo vivo sin el más mínimo pudor.
Ono ofrece más por menos, pero sólo en la publicidad.

No hay comentarios: