jueves, 20 de julio de 2006

Relaciones hispano-israelies




El embajador de Israel en Madrid está molesto con el presidente Zapatero porque no le ha dicho que su país debe seguir asesinando a cientos de indefensos e inocentes civiles libaneses en una guerra que a él, por lo visto, le parece muy justa y proporcionada. Por eso dice que las relaciones entre los dos paises no son todo lo buenas que pudieran ser.
Zapatero no alaba las acciones bélicas israelies y así lo ha declarado públicamente. Tampoco aplaude a los terroristas extremistas de Hizbolah. Pero, cuando la respuesta a un ataque armado -"ojo por ojo, diente por diente"- no guarda la proporcionalidad razonablemente asumible, no se puede aplaudir bajo ninguna escusa el uso brutal y desmedido de la fuerza militar.
Menos justificable -habida cuenta de los estragos humanos que está causando- es aún que la extrema derecha de nuestro país, léase PP, critique al presidente Zapatero por su postura oficial, llamándole "antisemita" y otorgando al mismo tiempo legitimidad a las duras respuestas militares israelies. Es claro y notorio que quien manda en el PP sigue siendo la sombra oscura de Aznar, a quien le interesa difundir constantemente su postura pro EE.UU. y pro Bush. De paso le lleva la contraria al Gobierno de España, que es de lo que ahora mismo vive políticamente el Partido Popular.

No hay comentarios: