miércoles, 5 de julio de 2006


Greenpeace ha hecho público estos días su informe anual sobre las costas españolas. En él hace un análisis pormenorizado de todo el litoral peninsular indicando como "puntos negros" las zonas más afectadas por la intervención urbanística.
La Comunidad Valenciana y Andalucía, son las que menos cuidan su litoral, especialmente en lo que se refiere a nuevas viviendas, campos de golf y puertos deportivos. A continuación se sitúa Murcia que, a pesar de presentar menos proyectos, añade una característica muy preocupante: la agresión a los espacios naturales y la autorización de todo tipo de construcciones.
En cuarto lugar sitúan a Galicia en donde se está produciendo un proceso de"marbellización" ya que la saturación urbanística que se está llevando a cabo a lo largo del litoral amenaza con desintegrar sus valores y riquezas naturales. Greenpeace denuncia en su informe "Destrucción a toda costa 2006" que la saturación y corrupción urbanística, el incremento de los puertos deportivos o los graves problemas de contaminación por la escasa depuración de aguas residuales son las principales amenazas que han situado a Galicia en el cuarto lugar de las Comunidades Autónomas con más agresiones en su litoral y avisan de que las cerca de 300.000 viviendas que ya están aprobadas provocarán que la costa gallega quede completamente desfigurada. La gran asignatura pendiente que tiene Galicia es la de la contaminación ya que incumple la normativa europea en cuanto a depuración de aguas residuales. El "40 por ciento de los principales núcleos urbanos de Galicia no depuran sus vertidos y más de 50 municipios vierten sus residuos sin tratar directamente al mar".
En Canarias la superficie urbanizada creció un 54% entre 1997 y 2002 y aunque la presión urbanística afecta a todas las islas, se centra especialmente en Fuerteventura, donde la superficie edificada creció un 159% en los últimos 17 años.
El archipiélago canario se enfrenta a una herencia de ilegalidades urbanísticas y saturación en muchos puntos de su litoral. El caso más grave es la fiebre por la construcción de nuevos campos de golf que se expande por todas las islas. El plan territorial especial elaborado por el Cabildo de Gran Canaria prevé la posibilidad de construir en esta isla 18 nuevas instalaciones de golf.
Según los datos de Greenpeace, en 2006 en España se han aprobado 1.479.000 nuevas viviendas; 303 campos de golf; 116 puertos deportivos o ampliaciones de éstos, con capacidad para 42.337 embarcaciones; se han conocido 102 casos de corrupción urbanística y hay 99 localidades con vertidos contaminantes en su litoral. Después de recorrer 8.000 Kms. de costa española Greenpeace afirma que ninguna administración pone freno a tanto desatino. Continuará...







No hay comentarios: