martes, 27 de junio de 2006

"BRUNO", el último fugitivo


Después de cinco semanas de intensa persecución, en la madrugada de ayer fue abatido "Bruno"el oso pardo que era causa de los desvelos de los granjeros de Baviera. Como es lógico numerosas organizaciones protectoras de animales de todo el mundo criticaron desde el principio el acoso a "Bruno", el primer oso que se veía en los Alpes desde hace 170 años, el cual según las autoridades se había constituido en un peligro para la población en las regiones alpinas de Alemania y Austria.
Los cazadores recorrieron con sus perros a pie más de 500 kilómetros en regiones alpinas poco accesibles sin poder localizar a "Bruno", al que querían narcotizar para poder transportarlo a un lugar seguro, donde su vida no corriese peligro ni tampoco la de la población. Sin embargo, el oso no se portó como esperaban las autoridades y finalmente se dio la orden de tirar a matar.
Durante estos últimos días la historia de "Bruno" ha desviado la atención de los alemanes centrada en el Mundial de Fútbol, despertando sus simpatías hacia este fugitivo gigante y hambriento. A lo largo de su periplo el oso dejó un saldo de 30 ovejas muertas así como numerosas gallinas y conejos.
En Munich alguien ha dicho que el cuerpo de "Bruno" será embalsamado y exhibido en el Museo del Hombre y la Naturaleza de esta ciudad. Triste final para el último fugitivo.

1 comentario:

Cris dijo...

¡Que bestias que son los humanos!...