lunes, 24 de abril de 2006


El País, Domingo, 23 de abril de 2006
Cuatro encapuchados han lanzado esta noche de domingo a las 21:35 horas cuatro cócteles incendiarios contra una oficina de seguros situada en la plaza Tellagorri de la localidad vizcaína de Getxo, según ha informado la Ertzaintza. Los artefactos impactaron contra el cristal de la entidad pero no prendieron fuego, por lo que los daños son escasos y no ha sido precisa la intervención de los Bomberos

El ministro del Interior, Pérez Rubalcaba considera incompatibles el ataque del sábado en Nafarroa y éste de hoy en Getxo con el alto el fuego de ETA. Y no le falta razón. La pregunta es: si ETA está detrás de todo esto o se trata de ataques de afectos a la bronca y a la kale borroka que actúan por cuenta propia.
Por su parte, Rajoy, al que llaman líder del PP, pidió al Gobierno que aclarase la situación y ... bla, bla, bla... Lo de siempre. Según Rajoy, no cabe hablar de paz, "ya que no hay guerra, sino una organización terrorista que atenta contra los demás". En efecto, hay un grupo de gente que no está contenta y que utiliza la violencia para mostrar su desacuerdo. Además, tienen un apoyo popular que, más o menos, les envalentona y les justifica socialmente para seguir en sus acciones. Es decir, son activistas violentos y orgullosos de sí mismos. Repletos de autoestima.
Es evidente que Rajoy cuando leyó la definición de Paz en el diccionario de la RAE se quedó en la primera acepción por interés obtuso y, tal vez, por cansancio intelectual: paz. (Del lat. pax, pacis). 1. f. Situación y relación mutua de quienes no están en guerra.
Como cabe imaginarse, el término es mucho más amplio y no muere en un único significado rajoniano: paz. (Del lat. pax, pacis). 4. f. Sosiego y buena correspondencia de unas personas con otras, especialmente en las familias, en contraposición a las disensiones, riñas y pleitos. 5. f. Reconciliación, vuelta a la amistad o a la concordia. U. m. en pl. 6. f. Virtud que pone en el ánimo tranquilidad y sosiego, opuestos a la turbación y las pasiones.
A la larga, de lo que se trata es de reconciliarse. Volver a la concordia con quienes, a pesar de no haber tenido ninguna reconocida y convincente intención anterior, ahora parece que quieren la reconciliación y la vuelta a la amistad con el gesto grave. Bienvenida sea. Así que ¡Al tajo!

No hay comentarios: