martes, 21 de marzo de 2006





ROBERT WALSER
Jakob von Gunten

Novela intimista, trata de las impresiones y recuerdos de uno de los alumnos de un extraño instituto suizo: el Instituto Benjamenta. Es una especie de diario.
El Instituto Benjamenta es raro: allí no se aprende nada, los muchachos (sólo hay varones) se dedican a ‘concienciarse’ de una actitud de servicio ante la vida; la mayoría de ellos, si no todos, se dedicarán al ‘terminar sus estudios’ a servir a otros como ayudas de cámara, mayordomos, etcétera. Jakob, el protagonista, joven divertido y desbordante de ocurrencias, ingenioso e inteligente. Con rapidez, entabla amistad con el resto de los alumnos, a los que describe con humor e ironía. Jakob fabula y mucho. También con Herr Benjamenta y Fraulen Benjamenta, director y profesora (hermanos ambos) del instituto. Los dos le cogen un especial cariño a Jakob, que no sabemos cuándo ironiza y cuándo está hablando en serio.
La obra de Walser se emparenta con Musil y Kafka y se caracteriza por, aparentemente, no
contar nada en el estricto sentido de las narraciones convencionales. Es por ello que el reconocimiento le vino mucho después de muerto. Walser se dedicaba a observar y a ser feliz con mínimas ocupaciones de carácter intrascendente: le gustaba ‘trabajar’ en la Cámara de Escritura para Desocupados; paseaba todos los días: era un gran paseante y dedicó una pequeña novela a ello, titulada, cómo no, ‘El Paseo’; sus últimos años los pasó en un manicomio, donde al parecer ingresó por iniciativa propia, y en el que gastaba sus días paseando por los alrededores y haciendo cajas, lazos y empaquetando cosas; murió en uno de sus paseos por la nieve: lo encontraron unos niños que pasaban por allí.

El texto. Según leo, "Jakov Von Gunten" es conocida en España gracias, sobre todo, a las continuas referencias del escritor catalán Enrique Vila-Matas en varias de sus novelas y ensayos: ‘El Mal De Montano’, ‘París No Se Acaba Nunca’, ‘Bartleby Y Compañía’, su libro de artículos, crónicas y ensayos ‘Desde La Ciudad Nerviosa’. Abordar este libro es complicado, especialmente porque nada más comenzarlo por lo espeso, se te atraganta. La idea de la novela es recurrente en el autor. Por lo demás, si tiendes al decaimiento y a ladepresión, quizá no sea recomendable su lectura. Como muestra un botón:

"Aquí se aprende muy poco, falta personal docente y nosotros, los muchachos del Instituto Benjamenta, jamás llegaremos a nada, es decir que el día de mañana seremos todos gente muy modesta y subordinada. La enseñanza que nos imparten consiste básicamente en inculcarnos paciencia y obediencia, dos cualidades que prometen escaso o ningún éxito. Éxitos interiores, eso sí. Pero ¿qué ventaja se obtiene de ellos? ¿A quién dan de comer las conquistas interiores? A mí me encantaría ser rico, pasear en berlina y malgastar dinero. Una vez comenté esto con mi condiscípulo Kraus, pero él se limitó a encogerse de hombros despectivamente, sin concederme una sola palabra. Kraus tiene principios, va bien sujeto a su silla, montado sobre la satisfacción, y es éste un rocín al que los amantes del galope prefieren no subirse. Desde que estoy aquí, en el Instituto Benjamenta, he conseguido volverme un enigma para mí mismo. También yo me he visto contagiado por un extraño sentimiento de satisfacción, desconocido hasta ahora. Soy bastante obediente; no tanto como Kraus, que es un maestro en ejecutar celosamente y al instante cualquier tipo de órdenes. Hay un punto en el que nosotros, los alumnos (Kraus, Schacht, Schilinski, Fuchs, Peter el Larguirucho, yo, etc.), nos parecemos todos: el de nuestra pobreza y dependencia absoluta. Somos hnumildes, humildes hasta la indignidad total. Quien recibe un marco de propina pasa por ser un príncipe privilegiado. Quien, como yo, fuma cigarrillos, despierta preocupación por sus hábitos de despilfarro. Vamos uniformados. Pues bien, este hecho de llevar uniforme nos humilla y nos encumbra al mismo tiempo: tenemos aspecto de gente no libre, lo que posiblemente sea una ignominia, pero también nos vemos muy guapos, y eso nos ahorra la profunda vergüenza de quienes se pasean en ropas personalísimas y, sin embargo, sucias y ajadas. A mí, por ejemplo, vestir el uniforme me resulta bastante agradable, pues nunca he sabido muy bien qué ropa ponerme. Pero incluso a este respecto sigo siendo, por ahora, un enigma para mí mismo. Acaso en mi interior resida un ser vulgar, totalmente vulgar. O tal vez por mis venas corra sangre azul. No lo sé. Pero de algo estoy seguro: el día de mañana seré un encantador cero a la izquierda, redondo como una bola. De viejo me veré obligado a servir a jóvenes palurdos jactanciosos y maleducados, o bien pediré limosna, o sucumbiré." (.../...)


La Película

"INSTITUTE BENJAMENTA" (1995)

Director: Stephen y Timothy Quay ( Quay Brothers )
Guión: Alan Passes y Quay Brothers
Fotografía: Nicholas D. Knowland ( B/N )
Música: Leszek Jankowski
Intérpretes: Mark Rylance, Alice Krige, Gottfried John, Daniel SmithJoseph Alessi, Jonathan Stone, César Sarachu, Peter Lovstrom
Gran Bretaña-Japón-Alemania. (104 m.)

Sinopsis: Jakob Von Gunten acaba de ingresar en el extraño instituto Benjamenta, especializado en preparar y educar a modélicos sirvientes.Poco a poco irá descubriendo a sus extraños compañeros y técnicas de enseñanza a cargo de los hermanos Johannes y Lisa Benjamenta, máximos responsables del Instituto.No podían haber escogido mejor obra literaria para realizar su primer largometraje los hermanos Quay, pues la novela del escritor suizo Robert Walser "Jakob Von Gunten", posee la atmósfera ( oscura, onírica, "Kafkiana", aunque el término debería ser "Walseriana" pues el escritor Checo reconocíagrandes influencias de Walser en su obra ) y por lo tanto idónea para su traslación al imaginario artístico por el cual los hermanos Quay son conocidos en los círculos de admiradores de la animación más vanguardista actual.Inclasificables, las obras de los hermanos americanos, aunque de adopción artística europea, se caracterizan por poseer una atmósfera agobiante, cerrada y opaca; ver un cortometraje de los Quay Brothers es desde luego toda una experiencia por su originalidad y carácter único.Poseedores de influencias notorias ( todos los grandes directores clásicos de
animación del Este están presentes en sus
trabajos ), aunque deudores sobretodo y fácilmente reconocible en sus trabajos son las influencias del gran director Checo Jan Svankmajer, con especial predilección por su primera y más surrealista etapa, además de poseer también ciertas influencias expresionistas, principalmente en el uso de la fotografía en sus filmes. Afortunadamente los hermanos Quay no se limitan a copiar las obras de sus grandes maestros e influencias cinematográficas, pues sus cortometrajes regurgitan y moldean a su antojo dichas influencias, consiguiendo finalmente unas obras muy personales e igualmente únicas, realizadas sin concesiones yprofundamente vanguardistas."Institute Benjamenta" sigue los tortuosos caminos visuales y narrativos que habitualmente encontramos en sus cortometrajes y al estar basado éste único largometraje en una obra literaria, el filme se ve también favorecido porseguir una cierta narrativa cinematográfica, sin las habituales digresiones que sí poseen sus cortometrajes, pues a los Quay no les gustan para nada los convencionalismos o reglas cinematográficas, destacando sobretodo la carencia de guión en sus películas.Sus obras son puras experiencias visuales, sin treguas y "Institute Benjamenta" no es una excepción pues el espectador se verá arrastrado y fascinado por sus propuestas, sumergiéndose finalmente dentro del decadentey onírico colegio acompañando a los extraños habitantes de la película en sus extraños deambulares por el mismo.El ambiente enrarecido e incluso mágico, poético por muchos momentos que se respira en el misterioso instituto, envuelto en una poderosísima fotografía de Nic Knowland, y acentuado sobretodo por el siempre cuidadosísimo diseño de producción imprescindible en las obras de los hermanos Quay, contandoademás con la interpretación de Mark Rylance y Alice Krige, sus atormentados protagonistas de carne y hueso ( ésta vez los hermanos Quay abandonan momentáneamente a los extraños muñecos que habitan en sus cortos, pero sinolvidar los objetos perversos y fantasmagóricos que continuamente también están presentes en sus obras ), conseguirán finalmente y en su conjunto que "Institute Bejamenta" sea una experiencia cinéfila realmente notoria, muyfascinante por lo atípico y arriesgado en su factura artística final.El imaginario de los hermanos Quay recoge lo más imprescindible de la novela de Walser para su especial adaptación cinematográfica, sin obviar las reflexiones, ansias y miedos que los protagonistas se plantean continuamente, ambientadas

dentro de su entorno claustrofóbico, unainterrelación narrativa y visual realmente satisfactoria. La novela "Jakob Von Gunten", debido a su densidad narrativa y modernidad para la época ( fue escrita a principios del siglo pasado ), fue incomprendida y olvidada hasta que a mediados de los años sesenta la obra del escritor suizo fue rescatada del olvido en el cual se encontraba, una situación en cierta forma paralela y similar a la de los hermanos Quay y susinclasificables trabajos, de difícil difusión y exhibición para loscinéfilos, almas gemelas éstos creadores que poseen obras tortuosas y vanguardistas que necesariamente y debido a sus especiales características tendrían algún día que encontrarse como así ha sucedido con "Jakob Von Gunten / Institute Benjamenta", un compendio de reflexiones del ser humano,sus sueños y deseos, narrados de forma poco convencional; un excelente ejemplo de auténtica vanguardia artística.

Un dato curioso
: Uno de los interpretes de la película es César Sarachu, actor de Bilbao afincado en Estocolmo (Suecia) que participa en la serie de Telecinco "Camera Café". Adivina quién es.

No hay comentarios: